miércoles, 11 de junio de 2014

Chabel Olímpica Tenis



El día que conseguí la Chabel Olímpica Tenis -en mi era ya como coleccionista-, casi no me lo podía creer. Llevaba años buscándola y era totalmente imposible para mí encontrarla por ningún lado; ni en antiguas jugueterías, ni en grandes ni pequeños almacenes, ni en páginas webs de compraventa de coleccionismo... Pero además de esto, la dificultad para encontrar dicha muñeca, coincidía igualmente con aquella leyenda que circulaba sobre el popular álbum de pegatinas de Chabel de Feber, de los años 80, ¿lo recordáis?, porque además, el cromo de Chabel Olímpica Tenis (conocida también como Chabel Olímpica Badmington) fue también el más difícil de conseguir, de hecho a mí nunca me llegó a salir, y fue una pena, porque mi álbum pude completarlo sólo a falta de ese cromo (o pegatina) de Chabel Olímpica Tenis, como les ocurrió a otr@s muchísim@s niñ@s en aquella época, llegandose así a convertir en una especie de "mito". 

A raíz de la creación de este blog, alguna que otra lectora me ha llegado a confirmar que sí le/s llegó a salir el cromo-pegatina de la Chabel Olímpica Tenis. Así que -si esto es cierto- pudo ser quizá que fuese impreso, pero en tiradas mínimas, claramente con el fin de obsequiar a l@s niñ@s lo menos posible.
  
Para mí la verdad fue un gran disgusto el no poder llegar a completar el álbum, a falta sólo del cromo de la tenista. Ya tenía elegida además la Chabel que iba a pedirme en caso de completarlo; la Chabel Diffusión Super Color Turquesa, era mi favorita, pero finalmente no cayó esa breva. 

Con todo ello y a sabiendas de lo complicado de dicho modelito -y aparte es que jamás la había visto ni siquiera a la venta- estaba más que claro que sería uno de los retos más difíciles para mi colección. Tanto era así que la daba prácticamente por imposible, hasta que un buen día un conocido coleccionista me comentó que la tenía en su colección (y además nueva sin uso), pero que había decidido vender parte de ésta, con lo que me la ofreció a un precio además bastante asequible, así que podéis imaginar la euforia que sentí en ese momento, ¡¡yujuuu!! ¡¡Por fin en casa!!


Tal y como me había comentado este amigo, la muñeca estaba completamente nueva, impecable, quizá la había sacado un par de veces de su cajita, y poco más. ¿Verdad que es una preciosidad? 

Como complementos en caja traía una raqueta, conjunto de tres pelotas de tenis y medallas olímpicas. Quizá para este modelo echaría en falta la mochila con toalla y bebidas, tal y como lo incluían otros modelos de Chabel más antiguos, los cuales venían mucho más completos y equipados.

¡Ah!, comentaros también que mi Chabel Olímpica Tenis, la misma que muestro en esta entrada, ha sido elegida para ser publicada en una de las secciones del próximo libro "Yo Fui a EGB", escrito por: Jorge Díaz y Javier Ikaz, autores también del exitoso blog "Yo fui a EGB", que supongo ya tod@s conoceréis. La verdad me hizo bastante ilusión y desde aquí les doy las gracias, y les deseo por supuesto muchísima suerte para esa segunda parte del libro, que no me cabe la menor duda será igual de exitosa -o mucho más si cabe- que la primera, ¡lo esperamos!